Informa a tus amistades sobre esta propuesta única

webAyer, camino del estudio, nos topamos con este anuncio de calle. Un gran ejercicio de síntesis que resume todas las condiciones mínimas que cualquier cliente hoy en día le pediría a su web. Nos imaginamos enseguida la conversación entre el posible cliente y el hacedor web ¿Pero seguro que se adaptará y se verá bien en todos los navegadores y dispositivos? Sí, sí, será completamente responsive, ¿Pero le podré quitar y poner lo que me interese? ¡Claro!, textos, imágenes, vídeos, carritos de compra, ¡lo que quieras! ¿Y cuanto tiempo tardarás? La tendré hecha en 5 días. ¡Uauuuu! Pero… ¿cuánto me costará? Te la dejaré, por ser tú, en… ¡¡¡395 euros!!!

Supongo que ya a estas alturas nadie se cree que puede “dar confianza a sus clientes” con una web que cueste 395 euros. Pero por si acaso hay algún incauto por ahí, le avisamos de que ese dinero se lo guarde mejor para las vacaciones de semana santa y se haga la web en cualquiera de las muchas plataformas gratuitas que están a su disposición en Internet. De verdad que lo agradecerá.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *